Infantil – 3 a 6 años de edad

Desde una educación multigrado, en infantil se potencia

el desarrollo de capacidades a través del uso de las manos.

 

Alrededor de los 3 años, el niño o la niña se convierte en lo que María Montessori llamó “trabajador-a consciente”. El niño o la niña es capaz de interactuar con el ambiente de manera consciente y voluntaria. Empieza a desarrollar su autocontrol y su deseo. Es capaz de poner habilidades en práctica que se han ido creado de manera inconsciente previamente. El niño-a es consciente de su trabajo, disfruta con secuencias de actividades con un propósito de aprendizaje. Sus manos, son los instrumentos que le llevarán a adquirir habilidades y a conectar su cuerpo con el intelecto. A este periodo llamado Mente Absorbente donde aprenden sin selección todo lo disponible a su alrededor, le sumamos los conocidos periodos sensitivos donde de manera natural la atracción y motivación sobre ciertos aspectos como movimiento, lenguaje, orden, objetos pequeños hacen del atractivo la fuente inspiración para la adquisición de su aprendizaje.

Al final de esta etapa, el niño-a se muestra independiente, con confianza en sí mismo y preparado para dar el salto a la siguiente etapa.

 

Desde una educación multigrado, en infantil se potencia el desarrollo de capacidades a través del uso de las manos. El ambiente consta de las siguientes áreas educativas: vida práctica, sensorial, lenguaje (castellano, catalán e inglés), matemáticas, cultura, música, arte, espacio de lectura, circuitos integrales.

 

Las y los educadores acompañan a cada niño-a en:

 

  • la formación de su personalidad

  • el desarrollo de habilidades

  • la conquista de su independencia física

  • el conocimiento del mundo a partir de la exploración y la experimentación

  • el fortalecimiento de una autoestima positiva

  • la integración de hábitos de vida saludables

  • las relaciones interpersonales

  • la convivencia pacífica

  • la capacidad para identificar y regular sus emociones

 

Las actividades se desarrollan en un ambiente preparado que responde a las necesidades de las niñas y los niños, estructurado con límites que promueven el ejercicio de la libertad, organizado en áreas de desarrollo con materiales concretos y experiencias que facilitan el aprendizaje significativo.

 

Cada día cuenta con diferentes momentos en los que las niñas y los niños son los protagonistas de su propio aprendizaje:

 

  • Acogida: Las educadoras reciben a los niños y niñas contando con el tiempo y acompañamiento que necesite para despedirse de su familia.

  • Trabajo personal: Tanto al exterior o al interior del ambiente, con materiales Montessori y actividades de desarrollo, elige la actividad que desea realizar siguiendo su propio ritmo y necesidades de aprendizaje.

  • Trabajo grupal: Participa en la elaboración de proyectos y actividades grupales tales como música, psicomotricidad, arte, permacultura y yoga.

  • Círculo: En los tiempos de transición entre las diferentes actividades, realiza ejercicios de expresión oral, de movimiento y silencio; puesta en común, canciones y lecturas. Estas actividades se van alternando en los tres idiomas.

  • Alimentos: Colabora y realiza de forma independiente las acciones en torno a los alimentos, integra hábitos y desarrolla habilidades sociales. Contamos con servicio de catering, ecológico y de proximidad.

  • Juego libre: Contando con diversos recursos naturales, motrices y sensoriales a su disposición, aprende a convivir, a crear y a socializar

  • Talleres de oficios: en el transcurso del año explora diferentes oficios, conociendo los instrumentos de trabajo, desarrollando nuevas habilidades y explorando sus propios talentos.

  • Tiempo de cuento: El día en Akua concluye con la lectura de un cuento. En el transcurso de la semana se le lee el mismo cuento en los diferentes idiomas.

  • Gestión y participación en salidas escolares (por trimestres) con propósitos culturales y de conocimiento del mundo exterior.

 

Idiomas

 

Contamos con un equipo de educadores multilingüe; cada niño se acerca al aprendizaje de la escritura y la lectura en su lengua materna como prioridad, dando espacio al ritmo personalizado de ofrecer el descubrimiento y práctica de los otros idiomas que coexisten en el ambiente.